TRADUTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Digital clock - DWR

sábado, 13 de fevereiro de 2010

La Nueva Conquista


José Luis, anoche tuve una pesadilla - me comentó un amigo- . Ah si?, - le contesté sorprendido - .

Sí, estuve leyendo la campaña de Alejandro Magno y me quedé dormido, soñé que nos conquistaba a nosotros, que invadía Argentina desde el norte... Me imagino, - lo interrumpí - batallas sangrientas de la resistencia argentina, habrás visto durante esa campaña. ¿No es así?

No, José Luis, nada de eso. - me contestó desanimado, mi amigo - lo miré un instante y no pude dejar de dispararle un nuevo interrogante, ¿cómo? ¿No presentábamos batalla ante la invasión?

No...- me dijo, meditabundo - , nosotros no presentábamos batalla, no nos resistimos, al contrario, aplaudíamos el paso de Alejandro Magno que , montado en un elefante con silenciador anunciaba desde un alto parlante que “ Argentina es un país en serio”.

Puta que lo parió! - contesté con angustia -, ¿Así que no había ningún trastornado que les tirara siquiera una “puta” piedra? - se me escapó desde adentro el insulto que me sacó de mi tranquilidad habitual...

No, José Luis,- volvió a repetir con resignación - todos vivaban su nombre y, hasta carteles de bienvenida le colgaron como ofrenda en algunos pueblos. ¡Menos mal que fue un sueño! - le dije ensimismado y víctima de una angustia que desde lo más profundo amenazaba la falsedad de la fantasía onírica de mi gran amigo. Ese sueño, no era tan sólo un sueño, sino el triste desenlace de una nación devastada. Sí. - me contestó un poco más distendido - , ¿no te parece una locura que nos conquistara Alejandro Magno, y que no le tiráramos ni siquiera una "puta" piedra? . Bueno José Luis, tengo que irme a trabajar... Nos vemos! Chau!

Esperá!!... - dije con indignación - ¿cómo terminó el sueño?.

Imagínate, - me contestó - , el pueblo argentino conquistado, colonizado, en bola y a los gritos saludando al nuevo Amo...

Se fue y no pude eludir la desazón que me provocó ese simple golpe. ¡Qué cosa! ¿Argentina, será un país tan fácil de conquistar?. Me pregunté. Si, nos guste o no, es verdad porque es posible hacerlo desde la triste y miserable metodología usada durante la campaña electoral: el bolsón, la prebenda y el clientelismo.

Imaginé por un momento un general mediocre y analfabeto, disfrazado de Rangers americano, organizando una caravana militar desde la Provincia de Formosa hasta Tierra del Fuego para conquistar Argentina. Sin gastar una sola bala, ni usar misiles inteligentes lo lograría. Le bastaría solamente, unas cuantas toneladas de alimentos para los indigentes, los desnutridos, los desposeídos, los excluídos.... y, seguramente cuando llegue a Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, la Caravana del hambre del ejército de ocupación estará compuesta por millones de argentinos que ante la desesperación de sobrevivir a la inanición, entregarán no tan sólo su dignidad , sino su soberanía, su identidad , su cultura y, hasta su sórdida humanidad...

Um comentário:

  1. É amor...Da muito no q se pensar mm...Até qdo, não só ai... A população vai se deixar iludir por tão pouco....sem ver as consequências futuras de sua própria inércia e aceitação diante de tantos absurdos...bjsss

    ResponderExcluir